miércoles, 31 de octubre de 2012

Una antología de poesía colombiana en YouTube. Proyecto de haylibros.com. NTC ... Enlaces y NOTAS

.
Publica y difunde NTC … Nos Topamos Con 

.
Una antología de poesía colombiana en YouTube
Proyecto de haylibros.com 



NTC ... Enlaces y NOTAS,  al final*

-----------------
EL TIEMPO IMPRESO, Octubre 31, 2012. Pag. 8. Debes hacer.
Escaneó NTC ...
----
Una antología de poesía colombiana en YouTube
Cerca de 500 personas han leído ante las cámaras poemas de 300 autores colombianos.

EL TIEMPO, Bogotá, Octubre 31, 2012

Allí: video: Desde Youtube rescatan la poesía colombiana
En el video, Qué te vas a acordar Isabel, poema de Raúl Gómez Jattin en la voz de Alberto Salcedo Ramos.

Porfirio Barba Jacob, León de Greiff, Raúl Gómez Jattin y otros 270 poetas colombianos ya se pueden conocer a través de YouTube, gracias al proyecto Antología de Poesía Colombiana en Video.

La idea es de dos libreros de Medellín que graban a personas del común que leen los poemas más reconocidos del país y luego suben la grabación al canal de video.

Hasta ahora han tenido unas 65.000 vistas, y obtuvieron un estímulo del Ministerio de Cultura para crear un taller de lectura en voz alta para 40 personas interesadas en leer poesía y transmitirla en Internet. El objetivo es grabar los textos de 100 poetas más.

“Todo comenzó porque hacíamos lecturas en voz alta en nuestra librería y pensamos que leerlos y grabarlos era una buena forma de acercar a la gente a la literatura”, dice Luis Galar, quien, junto con Fernando Ríos, creó el proyecto y dirigen haylibros.com *, la web de su librería.

Con estilos muy diversos, unos 500 colombianos, entre los cuales hay desde niños de 10 años hasta ancianos, así como ciudadanos chinos, argentinos y españoles, leen a nuestros poetas para las cámaras.

“La poesía está hecha para ser emitida por la voz, no para quedarse en las letras y en el papel, esa es una de las motivaciones para realizar este trabajo”, agrega Ríos.

Galar explica que también les interesa tener un registro de autores contemporáneos, así que, además de incluir a los clásicos, quieren dar a conocer a otros, como Rafael del Castillo, Angye Gaona o Juan Manuel Roca, entre otros. Este último leyó sus propios poemas para el proyecto durante la última Feria del Libro de Medellín.

“Es muy curioso que, en un país poco lector como este, la gente siempre dice que le gusta la poesía, pero en realidad no la conoce”, dice Galar, sobre el otro objetivo del proyecto: mejorar los niveles de lectura.

Los videos se actualizan cada semana y, como todo en la red, hay unos poetas con mayor tráfico. “Los poemas de Gómez Jattin, Jorge Gaitán Durán o Barba Jacob son los más vistos”, agrega.

Actualmente trabajan en preparar a los lectores en la importancia de darles una buena entonación, ritmo y sentido a las frases, y planean incluir a los poetas indígenas del país.

Videos se ven en haylibros.com *
Aunque los creadores del proyecto hacen las grabaciones, esperan que en una segunda etapa puedan recibir videos grabados por personas de cualquier parte del país, editarlos y subirlos al sitio web haylibros.com. Pretenden también hacer lecturas de poetas latinoamericanos y desarrollan el proyecto Primer Párrafo, en el que escritores colombianos leen el primer párrafo de su obra preferida.
Publicado el 31 de octubre de 2012 Redacción Cultura y Entretenimiento
+++
.
* NTC … Enlaces:

Video Promocional  Antología de Poesía Colombiana en video.
haylibros@gmail.com
++++
.
* NTC … NOTAS:
.
1.- El canal de NTC ... en Youtube , http://www.youtube.com/user/ntcvideo , tiene, a la fecha (Oct. 31, 2012), 969 videos la mayoría de poetas leyendo sus propios poemas y sobre otros temas de Poesía y Narrativa. 
1.1.- NTC ... Poesía: http://ntcpoesia.blogspot.com/ en los archivos: enlaces videos. 
1.2.- NTC ... Libros de Poesía: http://ntc-libros-de-poesia.blogspot.com/ en los archivos: enlaces videos.
.
2.- FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA de Medellín: La antología que aquí se incluye, está compuesta de por 659 videos, -en 71 lenguas y subtítulos al castellano-, con poemas de 674 poetas de 157 países y 28 naciones indígenas, de cinco continentes.
 http://www.festivaldepoesiademedellin.org/pub.php/es/Multimedia/index.htm
Matriz: http://www.festivaldepoesiademedellin.org/pub.php/es/Intro/index.htm 

3.- ... Otros videos y fuentes .... 


Publica y difunde NTC … Nos Topamos Con 

domingo, 28 de octubre de 2012

PARA SER POETA ... Por Jaime Jaramillo Escobar, X-504. Entrevista (Fragmento). El Malpensante, Octubre 2012

.
Publica y difunde NTC … Nos Topamos Con 
.
PARA SER POETA ...
 Por Jaime Jaramillo Escobar, X-504 
.
.
Entrevista (Fragmento)
El Malpensante, No. 135, Octubre 2012. Separata (Pag. XVI) 
.
.
Web de EL MALPENSANTE: http://www.elmalpensante.com/
....
PARA SER POETA •••


Decía Montaigne que la miel sabe a todas las flores que ha
probado la abeja, no sabe solamente a una flor. ¿ Usted a quién
cree que su poesía le debe algo?

A muchos. Inicialmente a Barba-Jacob, que era mi
poeta de cabecera en la época de niño y de estudian-
te. Pero después de esa primera experiencia ya vienen
muchos otros, todos los demás que uno ha leído. La
lista es muy larga, se inicia con Walt Whitman, que es el
padre de la poesía en el continente americano. Están los
poetas brasileños del siglo pasado como Manuel Bandei-
ra, Carlos Drummond de Andrade, Vinicius de Moraes y
tantos más. La poesía que perdura es la que la gente pue-
de entender. La que no se entiende, por ejemplo, la de
Lezama Lima, no perdura porque está en manos de muy
pocas personas, y si tú le preguntas a alguno de ellos: "Ya
que usted entiende, ¿por qué no me explica este poema?",
entonces te va a contestar: "No, es que eso no se puede
explicar, hay que entenderlo intuitivamente, como usted
quiera".
Los clásicos son todos comprensibles, no quiere decir
que sean sencillos y fáciles, pero son comprensibles; si
uno pone cuidado a lo que dicen, sabe de qué se trata.
Los mejores maestros que yo he escogido son clásicos,
tantos los antiguos como los modernos. De los moder-
nos hacen parte Marcel Proust, Thomas Mann, y la gran
novela del siglo XIX. Ellos enseñan cómo se debe escribir,
por eso perduran a través de los siglos.


Usted dice que lee más prosa que poesía.

Sí, es que hay más poesía en la prosa. La definición de
poesía no incluye el verso; la poesía puede ser en prosa o
en verso, o en cualquier otra forma. Siempre he dicho, y
eso lo digo también en el taller, que el prosista necesita
la poesía para poder escribir una cosa dúctil, agradable,
inteligente y amena, una prosa que se haga leer; y el poeta
también necesita leer a los prosistas para que sus poemas
tengan consistencia, contenido, algo de solidez, y que el
poema salga con cuerpo y con fuerza. Es la prosa la que
ayuda a eso, por eso no las separo.


En un ensayo titulado "La soledad del poeta" se lee:
"La vida social es contraria a la vida creativa. La concep-
ción de un asunto puede ocurrir en cualquier momento, pero el
trabajo literario requiere aislamiento, silencio, concentración y
tiempo indefinido. No se puede escribir con la horrible perspecti-
va de que de pronto le llamen a almorzar".
¿Hasta qué punto es importante vivir solo para poder
escribir?

Es necesario, sí, yo siempre he vivido solo. Pero es que
uno no está solo, está con sus libros, ese es el concepto
que yo tengo de soledad y compañía. Soy muy estudioso
y trabajador, siempre lo he sido porque así me educaron.
Pienso que uno no puede, con una familia, destinar todo
el tiempo que se necesita para esas labores de creación.


A pesar de que usted es tan trabajador, también habla de la
necesidad del ocio para ser poeta ...

Claro, para poder pensar. El ocio es relativo porque
cuando uno, aparentemente, está por ahí sentado, está
pensando. Eso lo dice García Márquez: el escritor puede
estar echado en un campo, de barriga al aire, y la gente
cree que está durmiendo o haciendo pereza, pero su
cabeza está trabajando.


¿Qué espera escribir ahora, ¿cuál es su próximo sueño?

Yo no me preocupo por eso, el poema llega solo, y en
el momento que llega pues lo hago. Si no llega, tranquilo.
Pero yo no tengo ese proyecto de escribir determinadas
cosas. Ahora estoy preparando dos libros porque ya están
terminados, tengo que rematarlos en los meses próximos
y entregarlos. Pero yo espero que el poema llegue solo,
uno se va preñando de él. Sacar poemas a la fuerza no me
parece que dé resultado.
Yo tengo poemas que vengo pensando desde hace
treinta años y todavía no les he dado la forma; hasta que
no salga la idea completa yo no me esfuerzo en sacarlo
porque queda falso. Si uno lo arma por pedacitos obtiene
un muñeco sin vida. Tengo poemas en la cabeza todo el
tiempo y a medida que van saliendo los escribo, pero no
tengo un plan .
---
FERNANDO MORA MELÉNDEZ (PATÍA, COLOMBIA,
-
La página XVI de la separata

sábado, 27 de octubre de 2012

"Galería de espejos". Juan Manuel Roca. ACTUALIZACIÓN Y SEGUIMIENTOS, a OCTUBRE 27, 2012

.
 Publica y difunde NTC … Nos Topamos Con 
.
“Estoy de acuerdo con Darío Jaramillo Agudelo cuando afirma en un texto sobre María Mercedes Carranza que 
«uno puede contar el cuento de la historia de la poesía colombiana 
desde muy diferentes ángulos, cambiando de criterios». 
Pues bien, sin ninguna excusa o coartada, este es el mío.” 
.



ACTUALIZACIÓN Y SEGUIMIENTOS, a OCTUBRE 27, 2012
.
Roca, el enterrador

Por Medardo Arias
El País, Cali, Octubre 25, 2012
.

El poeta Juan Manuel Roca acaba de publicar un libro en Alfaguara -‘Galería de espejos’- en el que se observa la intención de decapitar a muchos de los poetas que en Colombia se han tenido como valiosos, para dejar al final solamente, indemne y, por tácita conclusión, su propio trabajo literario.
En los terrenos de la poesía y la plástica, más que en cualquier otro ámbito cultural, bardos y pintores se arrancan la piel con epítetos, con metáforas, y a veces con silencio. Al parecer es así en todo el mundo. Los poetas conforman el género más exquisito, envidioso y excéntrico de la arena cultural. Neruda recordaba a Omar Vignole, quien andaba con una vaca que le inspiró dos libros: ‘Mi vaca y yo’ y ‘Conversaciones con la vaca’. Este último con una dedicatoria que recordó en ‘Confieso que he vivido’:
“Dedico este libro filosófico a los cuarenta mil hijos de puta que me silbaban y pedían mi muerte en el Luna Park la noche del 24 de febrero…”; en esa fecha había desafiado a un luchador, ‘El estrangulador de Calcuta’, quien lo volvió cisco, mientras la vaca miraba impasible desde una esquina del cuadrilátero.
Decir por ejemplo que Gonzalo Arango era más activista que poeta, es faltar a la verdad. Arango era un poeta en el sentido de la palabra, excelente cronista, además. Todavía se recuerda, en las antologías de la crónica colombiana, el reportaje que hiciera a ‘Cochise’ Rodríguez, en cuya casa encontró, “el Corazón de Jesús más feo de Colombia”. Su ‘Ultima página’ en Cromos, firmada por ‘Aliocha’, era una deliciosa ventana a ese matrimonio entre periodismo y poesía.
En el propósito de tallar su propio pedestal, Roca arremete contra Barba Jacob y hace chistes flojos con la poesía de Guillermo Valencia, como aquello de “encontrar camellos en Popayán…”. Valencia, por supuesto, no era el versificador al que Roca trata con desdén. Valencia fue en su momento uno de los poetas más respetados de América, en sintonía con otros bardos europeos. Gabriele D´Annunzio no desconoció a Valencia, como tampoco Ramón María del Valle Inclán, Rubén Darío, Amado Nervo.
Ignorar a León de Greiff, pasar de largo delante de Álvaro Mutis o desconocer la poesía de Jotamario, de Jaramillo Escobar con su bellísimo libro ‘Poemas de tierra caliente’, con la intención de ‘enterrar’ al Nadaísmo, no habla bien de la calidad humana del poeta antioqueño.
Cuando leímos aquello de “sin saber para quién /envío esta carta puesta en el buzón del viento...”, pensamos que Roca sería algo así como nuestro Benedetti, y seguro tenía la madera para erigirse como un bardo de resonancias continentales. Pero cayó en la trampa -vanidad de poeta- de enterrar a todos sus contemporáneos y a sus predecesores en la poesía colombiana, con chistes malos y aseveraciones malintencionadas. Su afán competitivo lo llevó a negar el valor de muchos poetas, y en ese ejercicio gastó parte de su talento. Roca, a sus años, ya no será Benedetti, Nicanor Parra, Jaime Sabines, o Juan Gelman. Conocido en Colombia, sí, pero sin ninguna resonancia más allá del puente de Paraguachón.
Se quedó como un poeta de dos o tres poemas, fama de hacedor de retruécanos lapidarios y santón de unas capillas, ya muy reducidas, donde sus acólitos salen a esparcir incienso cada vez que viene a oficiar misa.
Lo que acaba de decir en su libro es el juego de siempre, el ajedrez desacralizador que practican los escribas inseguros, para quedar solos, echándose viento en un panteón donde el lector no ha tenido voz ni voto. Ahí, sólo el eco de su propio ego.
Después de Aurelio Arturo, Álvaro Mutis, Gonzalo Arango, Geovanni Quesseps y Raúl Gómez Jattin, quizá no ha nacido otro gran poeta en Colombia.
---
NOTAS DE NTC ...: 
.
* Al final de la publicación de la columna en El País http://www.elpais.com.co/elpais/opinion/columna/medardo-arias-satizabal/roca-enterrador se publican comentarios de los lectores del periódico. 
.
* De ambos poetas, Roca y Arias, como de varios de los mencionados en la columna y en el libro, NTC ... ha hecho diversas publicaciones. 
+++
.
MENSAJES RECIBIDOS
-----

De: Carlos Vidales

Fecha: ESTOCOLMO, 26 de octubre de 2012 03:57
Asunto: Re: Roca, el enterrador Por Medardo Arias. El País, Cali, Octubre 25, 2012
Para: NTC  ntcgra@gmail.com


La última frase del artículo de Medardo Arias es espectacular: 

"Después de Aurelio Arturo, Álvaro Mutis, Gonzalo Arango, Geovanni Quesseps y Raúl Gómez Jattin, quizá no ha nacido otro gran poeta en Colombia."

Es decir, Roca tiene razón: los grandes poetas colombianos son pocos.

Entonces, ¿cuál es el problema que Medardo Arias tiene con Roca?

Y... ¿por qué negarle a Roca sus méritos como poeta, solamente porque no se está de acuerdo con él o, sobre todo, cuando sí se está de acuerdo con él?

Yo sí creo que Colombia ha producido algunos más que los cinco grandes poetas que menciona Medardo Arias. Pienso en José Asunción, en el hombre de la cara de caballo, en el Rafael Pombo de los poemas antiimperialistas, en Roca, en Luis Vidales... y no pretendo decir otra cosa que esto: yo tengo mis gustos, querido señor, no me imponga los suyos.

Leí el libro de Roca con regocijo. No ví en él la mala leche que Medardo Arias vio, tenemos ojos diferentes. Ya es hora de que, en Colombia, aprendamos a convivir con diferentes puntos de vista sin que tengamos que iniciar una guerra de diatribas cada vez que descubrimos alguna diferencia.

Y, sobre todo, si Roca dice que tenemos muy pocos poetas grandes, y Medardo Arias dice lo mismo, pues tómense unos tragos juntos (o no) y traten de discutir con buen humor acerca de quiénes son esos pocos y por qué. Tal vez descubran que, al menos en algunos, están de acuerdo.

¡Paz en la tierra a los poetas y críticos de buena voluntad!

Saludos.

Carlos Vidales, Estocolmo.

PD/ Estoy leyendo en este momento un bellísimo libro: "El umbral de la sombra - Literatura, filosofía y pintura en Giordano Bruno", Autor: Nuccio OrdineTraducción Silvina Vidal . Editor: SiruelaEspero llegar con vida al final de las 400 páginas y poder contarles lo que pienso, a ver si me arman una trifulca. Vale.

+++
.
De: Juan Manuel Roca

Fecha: 27 de octubre de 2012 10:12
Asunto: Re: de Carlos Vidales. ¿Debate? Fwd: Roca, el enterrador Por Medardo Arias. El País, Cali, Octubre 25, 2012 
Para: NTC

Amigos de NTC … :

Lo de Arias no me  merece debatirlo y si les escribo estas líneas es por gratitud al deseo de NTC …  de no dejar pasar de largo algunas afirmaciones y por la puntual nota de Carlos. Y no me merece debate, porque creo que Arias no ha leído el libro del que habla.

Leyendo con desgano y sin molestias su nota evidencié, para no tildarlo de tergiversador, que, ¡ay!, no leyó mi texto y por lo tanto no puede tergiversar lo que no conoce. Escribió al garete.

Creo en el disenso, creo que nadie tiene por principio que pensar como nadie, pero siempre es bueno que esto se de  a partir de algo que se conoce. Ahora, si leyó el libro como supuestamente lo hizo, entonces merece matricularse en unos cursos de comprensión de lectura, ¡caballero!

Así, al paso, van algunas cartas marcadas por el equívoco:

1. No ignoro a de Greiff, señalo mi punto de vista  personal sobre su poesía en un espacio importante. No lo leyó.

2. No ignoro, por el contrario celebro a los poetas nadaístas Jotamario y Jaime Jaramillo Escobar. El reseñador  dice que no los menciono. No lo leyó.

3. No paso delante de Mutis, la expresión es de él, pues le dedico también un espacio importante. No lo leyó.

4. Está en su derecho de no coincidir conmigo en cuanto a la poesía de Gonzalo Arango. Defiende su poesía y solo señala su entrevista a Cochise Rodrígez  y la página que llevaba en la revista "Cromos" para mostrar que es un poeta "en todo el sentido de la palabra". Sin quererlo lo vuelve a mostrar como un agitador de ideas o de poesía más no como un gran poeta.

Y dejemos ahí el asunto. No defiendo lo que hago, espero que esto se haga por sí mismo.  Así que hasta acá llego con mis aclaraciones.

Nota. No creo que sea muy importante ser reconocido  más allá de Paraguachón, así que no voy a señalarle a Arias publicaciones, ediciones de mis libros, traducciones, conceptos  y premios obtenidos, pues no creo en la medallería olímpica de la poesía. Pero es otra falsa afirmación suya.

No diré una palabra más, amigos de NTC … , me interesa más lo que pasa en Oslo o en La Habana que en el terruño poeteril a propósito de un libro no leído..

Cordialmente, Juan Manuel.
++++
...

De: ARMANDO ROMERO



Fecha: Cincinnati, 28 de octubre de 2012,  09:50
Asunto: Arias-Roca, libro. La Jornada Semanal, México. Lisboa, Pessoa. Cajambre (España e Italia)
Para: NTC …  ntcgra@gmail.com
Apreciados amigos de NTC …
Lo bello de las mañanas del domingo viene a ser el café, colombiano, recién molido y colado, y leer por NTC … lo que sabiamente ponen en el plato del desayuno.
Muy interesante la polémica por el libro de Juan Manuel Roca, el cual, a mi juicio, aunque pecaría de poco académico (Roca no lo es, y eso no es un crimen, ni más faltaba), es un buen libro para ver las direcciones que toma un poeta en su visión de los poetas y las direcciones poéticas que lo rodean en su país. Todos inclinamos la balanza cuando se trata de presentar nuestras ideas, gustos, pensamientos.
Lo importante es que Roca dice lo que piensa, así no nos guste. Yo difiero con él en varias cosas, pero eso no indica que su libro no me parezca valioso en cuando me permite ver al poeta que respeto y admiro. Ahora bien, también hay que celebrar que Medardo Arias se haya atrevido a decir lo que piensa, así sean evidentes las contradicciones y omisiones que bien señala Roca. Pero esta nota de valentía, que ojalá no sea causa de enemistades, es necesaria para abrir paso a un campo literario donde se pueda decir lo que se piensa sin miedo. Por eso las palabras de Vidales son muy pertinentes: sólo desde el respeto y la libertad en el pensar deben venir las crítica, que no nos llevan a la guerra sino a la paz del debate de ideas.
Les adjunto un texto del magnífico poeta mexicano Marco Antonio Campos, quien tuvo la generosidad de leer al presentar mi Antología personal Alquimia del fuego inútil (1961-2010), La cabra ediciones, Julio 2012,  recientemente en México, y que ahora aparece en La Jornada Semanal, en México:  http://www.jornada.unam.mx/2012/10/28/sem-marco.html
Pronto les mando información sobre mi charla en Lisboa acerca de la recepción de Pessoa en América Latina, la presentación de la nueva edición española de Cajambre, y las presentaciones en Italia de la traducción de esta misma novela.
Siempre el gran abrazo,
Armando
.
.
 Publica y difunde NTC … Nos Topamos Con 

martes, 23 de octubre de 2012

Rescatado por la poesía. Por Jotamario Arbeláez. La sociedad de los poetas muertos. Por: Piedad Bonnett

.
Publica y difunde NTC … Nos Topamos Con 
.
Rescatado por la poesía
 Jotamario Arbeláez ( 1 )
Intermedio. El País, Cali, Octubre 24, 2012 


Sigifredo López y Jotamario Arbeláez en la presentación del libro “El poder de la esperanza”

La poesía sana. Qué más poema que el dinámico "levántate y anda". La poesía salva.  Qué más poema que el condicionante "El que esté libre de pecado tírele la primera piedra a la pecadora". La poesía crea. Qué más poema que el creacionista "Hágase la luz". La poesía libera. Qué más poema que el imperioso "Retírate, Satanás." La poesía redime. Qué más poema que el glorioso "Hoy estarás conmigo en el Paraíso."
          He conocido poetas que hacían llover -como el "brujo" Simón González cuando era Gobernador de las Isla-s, para disolver una protesta pública. Y poetas que impiden que llueva, como el contratista del Festival de Teatro de Fanny Mikey. Poetas que con sus versos le han dado vueltas al mundo, amado y esposado princesas y amasado fortunas. Poetas noveles que terminaron de Nóbeles. Un poeta exclamó a la muerte de un tirano "Mi pluma lo mató".
          Otro amigo, Sigifredo López, sufrió lo indecible por parte de la guerrilla, que lo secuestró por 7 años con once compañeros de la Asamblea, y por parte de la Justicia, que lo encalabozó tan pronto lo soltó la otra, acusándolo de autosecuestro, secuestro y asesinato de sus amigos, como quien diría el peor criminal de la historia, a la faz del mundo y de su familia. De lo prijmero y de lo segundo lo han salvado sucesivos milagros, manifiestos en Dios y la poesía. Al extremo de poner al Fiscal general, y a los investigadores policiales que lo acusaron sin suficiente prueba, a presentarle rendidas excusas públicas.
       Él me cuenta que en su inicial circunstancia desventurada la poesía cumplió una labor de sanación, porque un secuestrado es como un muerto en vida. En una vida lamentable, de encadenado. La poesía le sirvió para vivir -según sus propias palabras- para sanar heridas, ya que todo lo de afuera, tanto pasado como futuro, era doloroso. Doloroso era pensar, recordar, escudriñar el futuro, anhelar, soñar. En cambio la poesía le servía para conjurar el dolor. 
          Se le daba un cuaderno para un año, y un esfero. Pero él, que a pesar de no fumar recibía su ración periódica de cigarrillos, los iba cambiando con los guardianes por nuevos cuadernos para llenar con sus poesías. Donde se reiteran los temas de la lejanía, el olvido, la nostalgia, la tristeza, la desesperanza, el suicidio, la muerte, la añoranza, el regreso, pero siempre el amor por sobre todas las cosas, a su esposa, a su madres, a sus hijos.
          En varias ocasiones le decomisaron sus cuadernos y se los quemaron. Por lo que decidió memorizarlos. Cada día dedicaba horas a repetirlos mentalmente del 1 al 10, del 11 al 20, hasta lograr salvar cien, que son los que publicará en próximo libro, titulado "Rescatado por la poesía".
           Continúa diciéndome que la calidad de sus versos la juzgará el futuro -que es el único fiscal confiable-, pero que la función que esos poemas cumplieron fue mantenerlo con vida. Y con fortaleza para enfrentarla. Ya que es la labor del poeta escribir para enfrentar al mundo que le duele. Y que en esa medida el hombre es poeta cuando sueña, cuando vive, cuando añora, cuando refleja su dolor. Esa actividad con la pluma le dio dignidad a su cautiverio. 
          Pero además de ocupar su tiempo con la poesía lo ocupaba orando, pues la oración es el poema cuando va a Dios. Porque en circunstancias difíciles el hombre se aferra a Dios. En la única opción de creer o no, él decidió creer y orar con la mayor intensidad y hasta tuvo experiencias místicas. La Virgen le habló y le dijo "El milagro está hecho". Acababa de ocurrir la "operación Jaque". Cinco meses después llegaba la noticia de su liberación, que para él no fue una sorpresa porque ya lo sabía. Durante esos cinco meses se había estado preparando para su liberación, "porque la Virgen me lo había soplado".
          A otros la poesía les sirve para promoverse en la tierra. Pero se necesita ser un poeta muy bien templado para lograr conmover el cielo, y gracias a la poesía regresar sano y salvo de su paso por dos infiernos.
-
La columna se publicó en EL PAÍS, Cali, el 24 de Octubre de 2012. 
 Jotamario Arbelaez
http://www.elpais.com.co/elpais/opinion/columna/jotamario-arbelaez/rescatado-por-poesia
.
.
.
La sociedad de los poetas muertos

Por: Piedad Bonnett ( 1 * )

El Espectador .com Opinión |20 Oct 2012 - 11:00 pm
http://www.elespectador.com/opinion/columna-382289-sociedad-de-los-poetas-muertos . Impreso, 22 Oct. 

.
La muerte de los poetas, por importantes que éstos sean, apenas si son registradas por la prensa colombiana. Acaba de suceder con Antonio Cisneros, una de las voces más originales e imprescindibles de la poesía peruana: sólo dos periódicos nacionales dieron cuenta de ella en notas muy breves.

Afortunadamente su amigo Ricardo Bada se ocupó de hacerle un homenaje ocho días después en este diario —uno de los pocos que le abre un espacio a la poesía—. Pero si hacemos recuento de los poetas latinoamericanos desaparecidos en los últimos años —José Watanabe, Blanca Varela, Eugenio Montejo—, todos de primer orden, vemos lo mismo: su obra no existe para los medios y a menudo tampoco para las revistas o suplementos culturales. Pero, además, no es frecuente que se recuerde a nuestros poetas a partir de las fechas de nacimiento y muerte, y las reseñas de poesía son casi inexistentes. Tengo la impresión de que no sucede lo mismo cuando se trata de narradores, historiadores o artistas plásticos con obras relevantes.
Es verdad que los poetas, una vez consolidada en nuestras sociedades la mentalidad burguesa —pragmática y acumuladora—, perdimos el aura: eso ya lo dijo hace más de un siglo Baudelaire, haciendo ver también que, paradójicamente y por fortuna, esa pérdida nos ha permitido ser más independientes. Pero, ¿y la poesía? ¿Podría interpretarse ese desinterés de los medios como un indicio de que no ocupa sino un pobre rincón en nuestra cultura? El panorama no parecería, a simple vista, tan desolado: en Colombia hay festivales, una colección como la del Externado de Colombia, gestores culturales que, de forma casi milagrosa, crean grupos de lectores de poesía en regiones apartadas, pequeños editores que se arriesgan a editarla, casas de poesía y una que otra revista especializada… Pero esas manifestaciones, casi todas debidas a esfuerzos de individuos o pequeños grupos, son tan sólo prueba de que la poesía ni ha muerto ni morirá, de que siempre habrá un pequeño ejército de cultivadores de este género y de seres que sienten la necesidad de expresarse en su particular lenguaje.
Si vamos un poco más lejos, sin embargo, vemos que las cosas no son tan halagüeñas: la editorial Norma, que tuvo una espléndida colección bellamente editada, la terminó abruptamente hace ya mucho. También cerró la suya la Universidad Nacional. Y lamentablemente el Estado no publica, desde hace años, una colección con la obra más importante de los poetas muertos. Un sondeo rápido nos revela, además, que en la escuela una mayoría de maestros sólo acerca a sus estudiantes a la poesía haciéndoles contar sílabas y nombrar figuras; que muchos padres creen que leer poemas es perder el tiempo; que una cantidad enorme de narradores, de historiadores, de psicólogos, nunca transitan por sus territorios; y que un montón de gente cree que hacer poesía es escribir palabras bonitas, y no lo que en verdad es: una manera de acercarnos al mundo por los caminos del pensamiento simbólico, haciéndonos sentir y ver realidades que otros lenguajes no permiten. “La poesía de un pueblo toma vida del habla y a su vez le da vida: representa su expresión más acabada de conciencia, poder y sensibilidad”, dijo acertadamente T. S. Eliot.
Y no se crea que ingenuamente yo espero que a todo el mundo le guste la poesía, porque tampoco a todo el mundo le gusta el fútbol o el cine o el sushi. Sólo me duele —tal vez, ahí sí, ingenuamente— que desde los escenarios que debieran propiciar su descubrimiento y su aprecio se haga tan poco por ella. Por fortuna, internet aparece cada vez más como opción divulgadora de la poesía. Mientras los medios tradicionales se desentienden de ella, y la escuela le teme, allí, al alcance de un clic, podemos encontrar tanto a Quevedo como a Wistawa Szymborska.